El exceso de pasión puede arruinar una relación. Entérate por qué.

dañar una relacion

“No puedo vivir sin ti.”

“Siempre pienso en ti.”

“Tú me completas.”

Quizás estas frases estén muy bien para ser letras de canciones. Pero en la vida de pareja puede que no sean tan beneficiosas.

Según el psicólogo social Robert J. Vallerand, lo que llama “pasión obsesiva” puede ser tan dañino para una relación que la ausencia de pasión misma.

¿Qué es la “pasión obsesiva”?

La “pasión obsesiva” hace referencia a un sentimiento en el que las personas se sienten fuera de control y en estado de dependencia respecto de su pareja. Sienten que están vacías sin la otra persona. O que la vida no tiene sentido.

Como contrapartida, está la “pasión armónica”, que se entiende como una pasión sana que experimentan las personas que aman a sus parejas pero son capaces de mantener una sana distancia. O, en otras palabras, nunca pierden su “yo”. Son capaces de realizar actividades que no involucren a sus parejas con plena satisfacción.

Esto puede parecer obvio. Un exceso de apego con una pareja eventualmente terminará envenenando la relación.

Sin embargo, en nuestras sociedades valoramos ciertos aspectos negativos, que se ven encarnados en la figura del amante desesperado, gritando su amor al mundo y no pudiendo ser feliz sino en presencia de su amada. Pareciera que el amor siempre debería ser irracional, loco, desmesurado. Y si no te comportas así… entonces no es amor.

“Pasión armoniosa” = relaciones maduras

No hay que confundir la falta de pasión obsesiva con la falta de pasión. Podemos ver a nuestra pareja como única, especial, como alguien que nos enriquece, alguien con quien construir un futuro.

Pero eso no quita que valoremos nuestra propia vida por lo que es, incluso en ausencia de esa pareja. Entonces, no caemos en pensamientos obsesivos, en actitudes compulsivas ni en la dependencia.

No te preocupes. Nadie está libre de culpa.

¿Quién no ha sentido esa pasión desmesurada? ¿Quién no ha experimentado ese estado febril de tener “sentimientos únicos” por una persona?

“Nunca antes me había sentido así.” “El destino nos unió.”

A todos nos gusta pensar que nuestra relación es prácticamente divina. Quizás sea por un sentimiento de inseguridad propia, por pensar que nuestra pareja nos excede. O tal vez porque tenemos una idea ingenua del amor, más acorde con las películas románticas que con la realidad.

Pero hay un punto en la madurez en que nos damos cuenta de que no solamente podemos valorar a la persona que tenemos al lado, sino al tipo de relación que nos da.

Entendemos que entran en juego otras cosas importantes, como por ejemplo,

¿qué tanto me respeta como persona?

¿Me brinda la atención que necesito?

¿Me deja ser yo?

¿Me apoya en mi carrera, en lo cotidiano, en mi trabajo?

Estas son las cuestiones que dejamos de lado cuando somos demasiado jóvenes y estamos más ocupados en “sentir el amor” que en realmente ver si la relación funciona o no.

Tal vez sea romántica la idea del amor divino, del amor loco e irracional del que hablan los poemas románticos. Incluso describen con gran claridad un sentimiento que creemos único pero que en realidad es compartido por todos y todas.

Pero también es importante recordar que, al final de cuentas, será más saludable para la relación prestarle atención a la vida cotidiana y al tipo de relación que tenemos, ya que el mundo de afuera también importa.

También te puede gustar:

El sexo no conduce al amor. Entérate el por qué

Dale “Me Gusta” para unirte a nuestra comunidad en facebook

como enamorar a un hombre.fw

 

Leave A Response

* Campo obligatorio